Se ha copiado la url

Botox: Seis cosas que debes saber antes de usarlo en tu rostro

Martes 03 de Septiembre, 2019
Loading...
Botox: Seis cosas que debes saber antes de usarlo en tu rostro
(Foto: iStock)
1 de 3

La toxina botulínica, o más conocida como “botox”, es producida por un tipo específico de bacteria, que suministrada en pequeñas dosis reduce las arrugas faciales.

Esta proteína debes ser inyectada directamente en el músculo, lo cual ayuda a prevenir y tratar arrugas y líneas de expresión.

Esta toxina bloquea determinadas señales nerviosas que producen la contracción de los músculos, lo cual reduce las arrugas, con un efecto de duración entre 3 y 6 meses, luego los músculos vuelven a moverse y las arrugas reaparecen.

A diferencia de lo que muchos piensan, el 20% de las personas que optan por este tratamiento médico estético son varones. “El número de varones, que se ha empezado a aplicar la toxina botulínica, es cada vez más alto. Las zonas con mayor tendencia de aplicación son la frente, el entrecejo y la región periorbitaria”, comenta la Dra. Elaine Chang Crespo, especialista en medicina estética láser de Aquamed.

La doctora menciona que la toxina botulínica no debería cambiar la expresión del rostro ni mucho menos deformarlo, ello solo ocurre cuando se aplica en dosis inadecuadas. Por esta razón, resalta que debe tomarse en cuenta que las dosis o las zonas de aplicación son diferentes para cada paciente.

Además, la especialista señala que “todo procedimiento debe ser aplicado por un especialista médico capacitado en la aplicación de esta toxina”.

Por este motivo es importantes conocer estas seis cosas sobre esta famosa proteína antiedad cuya función es la de relajar los músculos:

Edad de aplicación: La edad ideal para aplicarse esta toxina es partir de los 25 y 30 años. Así lo recomienda la especialista pues “es el momento en el que empiezan a acentuarse las líneas de expresión”.

Personas que no deberían aplicársela: Quienes padecen de enfermedades neuromusculares, así como aquellas que tengan parálisis facial o debilidad muscular.

Efectos secundarios: En algunos casos, las personas que se la apliquen pueden presentar lagrimeo, dolor de cabeza, enrojecimiento o equimosis (conocido como moretones) en la zona en la que se colocó la toxina.

Efectividad de la toxina: Los resultados se verán entre los tres y los siete días. Asimismo, la duración de esta sustancia es de entre cuatro a seis meses. Su permanencia dependerá de las características del paciente, es decir, de factores como la edad, el tipo de piel, la fuerza de la musculatura y la gesticulación.

No solo se usa por cuestiones estéticas: Esta sustancia tiene también fines médicos, por ejemplo, para tratar la hiperhidrosis (exceso de sudoración), la migraña o casos de vejiga hiperactiva.

Su aplicación no es doloroso: El ingreso de la sustancia al músculo es rápido y no es doloroso, por lo que no requiere de anestesia. Sin embargo, podría causar cierta incomodidad en el paciente, por ello, se pueden emplear otros métodos para evitarla.

Añade tu comentario