Se ha copiado la url

¡Cuidado!: Problemas oculares y visuales se incrementan un 25% durante el verano

La exposición excesiva a los rayos ultravioleta tiene un efecto acumulativo e irreversible que puede desarrollar diferentes patologías.

Lunes 10 de Diciembre, 2018
Loading...
¡Cuidado!: Problemas oculares y visuales se incrementan un 25% durante el verano
1 de 3

Un equipo de científicos interdisciplinarios de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) ha constatado que los problemas oculares y visuales se incrementan el 25% durante los meses de verano.

Ante esta situación, el Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de Catalunya (COOOC) ha explicado en un comunicado que “la exposición excesiva a los rayos ultravioleta tiene un efecto acumulativo e irreversible que puede desarrollar diferentes patologías oculares como cataratas o degeneración macular asociada a la edad (DMAE), entre otros problemas”.

Justamente, el verano es la época en la que se pasa más horas al aire libre y los ojos quedan más expuestos a la radiación solar. El COOOC señala que en esta época del año “pueden surgir problemas como la conjuntivitis, la fotoqueratitits, una quemadura de la córnea en gran parte reversible que puede generar una ceguera temporal, erosiones corneales y ojo seco, entre otros”

Por otro lado, las piscinas también pueden alterar la película lagrimal natural que mantiene húmedos y sanos los ojos, “lo que puede provocar lo que se conoce como ojo nadador, que se caracteriza por el enrojecimiento de los ojos, la sensación de arena en los ojos, e incluso visión borrosa”, a punto en su comunicado la COOOC.

La institución además ha explicado que el cloro probablemente no sea el causante del problema antes mencionado, sino sería la cloramina, que se forma con el contacto del cloro con sustancias contaminantes producidas por los propios bañistas, como el sudor, la orina o la piel muerta, y por productos cosméticos, como las cremas solares.

Por ello, el presidente del COOOC, Alfonso Bielsa ha recomendado ducharse antes de entrar al agua y usar gafas de natación, las cuales pueden graduarse en caso de sufrir alguna disfunción visual como la miopía.

Asimismo, Bielsa destacó que los ojos de los niños son 20 veces más sensibles que la piel, “el cristalino de los bebés deja pasar hasta el 90% de la radiación UVA y el 50 % del UVB, sin la protección adecuada estos rayos llegan directamente a la retina, la parte más delicada del ojo”.

Ya llegada la adolescencia, entre los 12 y 13 años, estos porcentajes se sitúan en el 60% y el 25%, respectivamente, “sin la protección adecuada, el 80% de la radiación acumulada en la vista se produce antes de los 18 años”, ha remarcado Bielsa.

Según el COOOC, el 98% de los niños no utiliza gafas de sol y ha advertido que las gafas deben comprarse en establecimientos formales para no generar graves problemas de salud visual y ocular.

Para evitar algún tipo de lesiones en este importante órgano del cuerpo, te diremos algunos consejos para cuidar tus ojos durante el verano:

1. Limitar la exposición directa al sol, en especial entre las 11 a.m. y 5 de la tarde, horas en las cuales aumenta el nivel de radiación ultravioleta. Por ello hay que tener en cuenta que los efectos negativos aumentan cuando nos encontramos en la montaña o junto al mar, ya que superficies como el agua, la arena y o la nieve, aumentan las radiaciones al reflejarlas.

2. Usar lentes de sol adecuados, con filtro de rayos ultravioletas, que llega a obstruir la radiación en un 100%, y de bloqueo de luz visible, es decir que hace las gafas más o menos oscuras. De usar unas gafas de mala calidad, con un alto bloqueo de la luz visible y con un mal filtro ultravioleta, nuestra pupila estará más dilatada (por el bloqueo de la luz visible) y sin la protección del filtro ultravioleta, por lo que la posibilidad de daño a nuestros ojos será mucho mayor.

3. No abusar del aire acondicionados, ya que el aire frío es seco y pasar mucho tiempo expuesto a el acabará produciendo sequedad en los ojos, irritación y hasta conjuntivitis. En caso no pueda prescindir de su uso, es recomendable mitigar los efectos secundarios con humidificadores o aplicándonos lubricantes oftalmológicos.

4. Utilizar gafas protectoras, especialmente si se nada en piscinas, para evitar conjuntivitis irritativas, víricas o bacterianas. Además, evitar el contacto de las toallas húmedas que hayan tenido contacto con el suelo.

5. Tomar precauciones si se tiene algún problema visual previo, como uso de lentes de contacto, debe tener mayores cuidados para evitar infecciones

No seas víctima de las altas radiaciones que se registran en nuestro país y toma tus precauciones.

Añade tu comentario