Se ha copiado la url

Estos son los alimentos que debes evitar luego de entrenar

sobrevalorar las calorías quemadas y considerar que estas pueden ser fácilmente compensadas con grandes cantidades de grasas, azúcares no ayuda a la recuperación luego de entrenar

Viernes 14 de Septiembre, 2018
Loading...
Estos son los alimentos que debes evitar luego de entrenar
(Foto: iStock)
1 de 3

¿Sueles ir al gimnasio y luego de una ardua rutina de ejercicios te das licencias para comer algún antojito? Pues este podría ser uno de los motivos que esté retrasando tus metas fitness.

Pues sobrevalorar las calorías quemadas y considerar que estas pueden ser fácilmente compensadas con grandes cantidades de grasas, azúcares no ayuda a la recuperación luego de entrenar, y, en el peor de los casos, se consumen más de las calorías quemadas, lo cual se traduce en un incremento de masa corporal y los odiados rollos.

Por este motivo, la sección Buen Salud del diario El País ha elaborado un listado de seis alimentos que no debes consumir luego de ir al gimnasio:

1. Un bocadillo de panceta

Una loncha de este alimento suele pesar unos 25 gramos (118 calorías). “Es ingerir una cantidad desmedida de grasa animal poco saludable (46,6gr/100gr). Cierto que lleva algo de proteína (12,5gr/100gr), pero ni compensa ni es la más recomendable”, advierte Andrea Ferrandis, dietista-nutricionista deportivo de Sanus Vitae.

Añada ahora el pan y la cosa se despendola hasta cerca de 500 calorías: algo más del 20% de las calorías diarias recomendadas para un hombre adulto y la cuarta parte de las sugeridas para una mujer. “El pan solo lo salvo si es integral, sin harinas refinadas ni azúcares. En este caso sí estaríamos ingiriendo los hidratos necesarios para recargar los depósitos de glucógeno vaciados con el ejercicio. Pero la panceta, arruina el resultado”.

Estos pedacitos de cerdo frito no están permitidos, en cambio unas tostadas con queso fresco, tortilla o aguacate y jamón (esto último, con reparos por ser carne procesada), en cambio, tienen las bendiciones del gremio de nutricionistas.

2. Unas cervezas

Las bebidas alcohólicas son otro error. La especialista sostiene que “el alcohol, en cualquier cantidad, es un tóxico para el cuerpo. Pese a que aún quedan quienes ensalzan sus propiedades recuperadoras, no lo es”. Esto debido a que la cerveza tiene carbohidratos, pero hay fuentes más saludables para obtenerlas. Además, el alcohol deshidrata y, después de entrenar, lo que necesita el organismo es reponer líquidos y mantenerlos, no seguir eliminando.

3. Solo proteínas y nada de carbohidratos

Justo después de entrenar el organismo no solo pide carbohidratos, sino tambiénhidratos. “La comida de después del entrenamiento dependerá de la intensidad y la duración del ejercicio. Si ha sido muy intenso, por ejemplo, con grandes cargas de ejercicio anaeróbico o un día de series en el caso de los corredores, habrá que aumentar la ingesta de proteína para recuperar las fibras musculares. Pero siempre acompañada de hidratos, ya que el glucógeno es la gasolina de alta calidad que se quema durante el esfuerzo”, sostuvo Ferrandis.

4. Una barrita energética

Las típicas barras energéticas de los supermercados son bombas de azúcar con chocolate y miel, por ello se recomienda no consumirlas luego de entrenar, porque el cuerpo necesita reponer, pero no cargarse de más.

“Una vez terminado el ejercicio, el organismo reduce la quema de glucógeno”, señala Alejandro Cánovas, dietista-nutricionista en Nuteco y presidente de la comisión de Nutrición deportiva del Colegio de Andalucía de Dietistas-Nutricionistas (CODINAN).

“Puede hacerse barritas en casa con frutos secos, coco, dátiles, avena y otros cereales integrales no procesados. Hay infinidad de combinaciones posibles”, sugiere el experto, en el mercado ya hay marcas de nutrición deportiva que ofrecen barritas ya hechas. Llevan minerales, vitaminas, proteínas e hidratos sin esas toneladas de azúcares tan dañinos.

5. Una bolsa de patatas fritas

Esta prohibición es en general para cualquier aperitivo salado. “No hace falta aumentar demasiado la ingesta de sal. Y menos con alimentos altos en grasas industriales y de baja densidad nutricional. Perjudicaremos el rendimiento deportivo a medio o largo plazo”, señala Laura Jorge, dietista-nutricionista especializada en nutrición deportiva.

6. Una magdalena (o cualquier bollo)

Ni galletas, ni una palmera de chocolate, ni un sándwich de crema de cacao con avellanas. “Son bombas de azúcar y grasas poco recomendables. Mejor un yogur natural con copos de avena y fruta. O dátiles, si buscan algo dulce”, aconsejan los especialistas.

Como siempre con lo ligado a la alimentación somos lo que comemos, por este motivo, hay que tener en cuenta que “el ejercicio ayuda a controlar el peso, pero eso no significa que puedas comer de todo sin engordar. Además, los riesgos de una dieta no sana, antes o después se verán reflejados en tu salud cardiovascular”.

Añade tu comentario