Se ha copiado la url

Estos son los ingredientes tóxicos que debes evitar en tus cosméticos

El maquillaje que contenga los siguientes componentes podría ser perjudicial para la piel y otros órganos del cuerpo.

Martes 20 de Noviembre, 2018
Loading...
Estos son los ingredientes tóxicos que debes evitar en tus cosméticos
(Foto: iStock)
1 de 3

Tanto las rutinas de belleza como los cosméticos exponen a las personas a una gran cantidad de componentes tóxicos, un gran número de ellos derivados del petróleo, que pueden ser absorbidos, inhalados y hasta tragados en una mínima cantidad, pero a pesar de ello puede ser perjudicial para la salud.

Es así que, el maquillaje para los ojos puede ser absorbido por sus membranas mucosas, los aerosoles para el cabello, perfumes y polvos pueden ser inhalados, y hasta irritar los pulmones, en el caso de labiales estos suelen ser lamidos y tragados. De esta manera, el maquillaje que usamos pasa por todo el organismo por diferentes vías.

Si bien, las regulaciones internacionales al respecto controlan la producción de cosméticos a nivel mundial, muchas compañías mantienen ciertos ingredientes tóxicos en sus productos, que luego son absorbidos y pasan directamente al torrente sanguíneo, donde se van acumulando y suelen causar graves problemas a largo plazo.

Plomo:

A pesar de estar prohibido su uso en varios países, lo cierto es que la piratería y la falta de regulaciones en los mercados hacen que el plomo persista entre sus ingredientes ocultos.

Los síntomas que pueden presentarse por la existencia de plomo en el maquillaje son dermatitis, eccemas, enrojecimiento y descamación, pequeñas vesículas y mucho picor, sobre todo en aquellas áreas donde se ha empleado el cosmético como los párpados de los ojos y labios.

También existen conservantes y fragancias en los productos cosméticos que ocasionan más reacciones en la piel que elementos más vigilados como el plomo. Estos conservantes se encuentran en todas partes, básicamente cualquier producto diseñado para durar más de un mes requiere su uso.

Triclosán:

Es un potente agente bacteriano y fungicida que se utiliza como desinfectante y está presentes en cosméticos, desodorantes antitranspirantes, limpiadores faciales, enjuagues bucales y hasta dentífricos.

El mayor riesgo para la salud está en la disminución de la flora y los microorganismos de la piel, dejando expuesto nuestro organismo a la agresividad y toxicidad cosmética de otros productos.

Formaldehídos:

Es uno de los más agresivos conservantes de cosméticos que también se utiliza en disímiles productos de higiene personal como champús, cremas para baño y sales para la higiene íntima femenina.

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer lo clasifica en el primer grupo de riesgo para el cáncer nasofaríngeo.

Parabenos:

Estos conservadores están presentes en casi todas las etiquetas de los productos cosméticos y de higiene personal. Siempre terminan en “parabeno” como el metilparabeno (E-218), etilparabeno (E-214), propilparabeno (E-216) y butilparabeno.

El principal problema de los parabenos químicos está en la forma en que son metabolizados por el cuerpo humano, ya que nuestro organismo es capaz de eliminar con relativa facilidad los parabenos si los hemos consumido por vía oral, en cambio, a nivel tópico son más difíciles de sintetizar.

Butilhidroxianisol:

Por sus altas propiedades antioxidantes, este conservante proveniente de la industria petrolífera es uno de los más populares en maquillajes y cremas humectantes. Pero su toxicidad puede afectar el sistema inmunológico, la piel, los pulmones y el hígado.

Un estudio del 2015, en Francia, corroboró que los productos que contienen este ingrediente producen cáncer de hígado en ratones, tras su ingesta.

Por este motivo, es importante conocer los componentes que integran cada uno de los productos que se va aplicar en el rostro o la piel, o en otras partes del cuerpo.

Añade tu comentario