Se ha copiado la url

La retención de voluntaria de la orina puede ocasionar estos problemas

Según especialistas, una persona diariamente debería ir cada cuatro horas a miccionar, así que se debe educar la vejiga para ello.

Lunes 06 de Mayo, 2019
Loading...
La retención de voluntaria de la orina puede ocasionar estos problemas
(Foto: iStock)
1 de 3

Algunas personas por suelen retrasar el momento de ir a miccionar, ya sea por falta de tiempo o simplemente por pensar que no le hará daño esta inocente costumbre, pero las de esta acción podrían ser negativas para la vejiga, y para otras partes de tu cuerpo.

Según explicó el doctor Carlos Torrecilla, que dirige la Unidad de Litotricia y Técnicas Endourológicas del Hospital HM Delfos, a ABC.es, la retención voluntaria de la micción (o aguantar el pis, dicho coloquialmente) dará lugar con el tiempo a “una distensión permanente de la vejiga por acomodación pudiendo generar residuo de orina postmiccional (la vejiga nunca acaba de vaciarse del todo), lo que puede dar lugar a infecciones de orina de repetición, formación de piedras en la vejiga y afectar a los riñones por vaciado incompleto”, señala.

La capacidad de la vejiga urinaria es aproximadamente de unos 250 cc. “Fabricamos 1 cc. de orina por minuto, lo que supone 60 cc. cada 4 horas. De manera que lo estándar sería ir al servicio cada cuatro horas (una pauta puede ser a las 8, a las 12, a las 16 horas, a las 20 horas y a las 24 horas), con una micción de entre 230 y 250 cc en cada micción”, comenta el especialista.

Pero, como aclara que la micción es un acto «volitivo y dinámico», que puede modificarse por la cantidad de líquido ingerida, las modificaciones en la capacidad vesical por diferentes causas orgánicas o incluso por motivos psicosomáticos.

Un diario miccional correcto implicaría ir al baño a miccionar cada cuatro horas. Convertir en hábito alargar ese periodo avocará con el paso del tiempo, tal como menciona Torrecilla, a infecciones de orina de repetición, litiasis urinaria y podríamos llegar a la retención aguda orina (requiere sonda vesical para su resolución) o incluso afectación renal grave.

Aunque la micción es un acto reflejo involuntario se puede educar para decidir cuándo es conveniente orinar.

El experto aconseja orinar cada tres o cuatro horas como máximo y respetar esos tiempos pues si no respondemos a los estímulos o los avisos que envía la vejiga (el primer deseo miccional se produce a los 200 cc), ésta se acomodará y acabará enviando esos estímulos con volúmenes sucesivos (330 o 440 cc) y así sucesivamente, de manera que es probable que acabemos realizando solo dos micciones al día. Algo que acabará teniendo consecuencias negativas para la salud.

Torrecilla además sostiene que, en condiciones normales, una persona sana debería ingerir unos 2,5 litros de líquidos al día, de los cuales 1,5 litros deben ser agua.

“Este volumen de líquido permitirá una micción diaria de un litro o un 1 l. 200 cc. de orina, cantidad necesaria para que los riñones trabajen correctamente”, acota.

Añade tu comentario