Se ha copiado la url

Lactancia Materna: Conoce los beneficios para bebés y madres

Lunes 05 de Agosto, 2019
Loading...
Lactancia Materna: Conoce los beneficios para bebés y madres
(Foto: iStock)
1 de 3

La Semana Internacional de la Lactancia Materna, que se viene celebrando este año desde 1 hasta 7 de agosto, promueve las políticas favorables a la familia que permiten la lactancia materna y ayudan a los padres a criar a sus hijos y establecer vínculos con ellos en la fase más importante: la primera infancia.

En el Perú, según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) 2018,* la proporción de menores de seis meses con lactancia materna es de 66.4% a nivel nacional*, aumentando 2,2% respecto al año anterior.

Expertos señalan que amamantar a los bebés es bueno para la salud tanto del niño el de la madre.

La leche materna es el alimento ideal, ya que tiene todo lo que el bebé necesita para un crecimiento adecuado, señaló al diario La República Sicilia Bellomo, profesora de Medicina de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

“La leche materna protege al bebé de enfermedades respiratorias, digestivas y disminuye el riesgo de obesidad. Los bebés que lactan tienen un desarrollo óptimo por los componentes de la leche humana y por el vínculo emocional entre madre e hijo”, resaltó la especialista.

Esta leche tiene las cantidades adecuadas de carbohidratos, proteínas y grasas. Asimismo, proporciona proteínas digestivas, minerales, vitaminas y hormonas que el bebé necesita, y por último, tiene anticuerpos que ayudan a evitar que el recién nacido se enferme.

Por este motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS)promueve la lactancia maternas exclusiva hasta los primeros seis meses de vida de los bebés. A partir del sexto mes, el niño comenzará con la alimentación complementaria y se debería continuar con la lactancia materna dos años más.

Según especialistas, un bebé amantado por lecha materna es menos propenso a tener alergias, infecciones, gases, diarrea, estreñimiento, enfermedades de la piel, problemas de sibilancias, enfermedades respiratorias, como la neumonía y la bronquiolitis.

Asimismo, se reduce el riesgo de padecer diabetes, obesidad, problemas de peso, síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y caries en los dientes.

Ahora bien, los beneficios no solo serán para el lactante, sino también para la madre. Esto debido a que establecerá un vínculo único con su bebé, descubrirá que es más fácil bajar de peso, demorará el inicio de sus periodos menstruales, disminuirá el riesgo de enfermedades, como diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer de ovarios y de mama, osteoporosis, enfermedades del corazón y obesidad.

Mitos y verdades sobre la lactancia materna

Durante los primeros meses de vida, la leche materna es el mejor alimento que puede necesitar un bebé para crecer de manera saludable. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda «la lactancia materna en exclusiva durante los primeros 6 meses y su mantenimiento hasta los 2 años o más».

Pero la lactancia materna puede ser un gran desafío, especialmente para las madres primerizas, por ello, para cualquier duda, es mejor consultar con un especialista.

Lisa Duek, enfermera asesora de salud de mediQuo y especialistas de la salud, explica 12 mitos sobre la lactancia materna para resolver dudas, aliviar la preocupación de muchas madres y establecer así una lactancia exitosa.

1. La lactancia materna es fácil (Falso)

Dar el pecho lleva tiempo y práctica. Si bien los bebés nacen con los reflejos que los ayudan a encontrar el pecho y a comenzar a mamar, muchas madres necesitan consejos y apoyo durante las primeras semanas para aprender a cómo colocar correctamente a su bebé o cómo asegurarse de que se agarre al pecho y succione bien.

2. Mientras das el pecho, no puedes medicarte (Falso)

Aunque hay algunas medicinas que es mejor evitar mientras se está con la lactancia materna, se puede consumir la mayoría de los medicamentos. Para esto es importante consultar con el médico y asegurarse de que es compatible con la lactancia.

3. La lactancia duele (Verdad)

Los pezones doloridos son inevitables. La lactancia materna no debe ser dolorosa, aunque muchas madres experimenten molestias en los primeros días después del parto. Con el apoyo adecuado, colocando bien al bebé y asegurando de que está bien sujeto al pecho, se pueden evitar las heridas y grietas en los pezones.

4. Si los bebés se alimentan a menudo, significa que no están recibiendo suficiente leche (Falso)

Como la leche materna es más fácil de digerir, los bebés que toman pecho tienden a alimentarse con más frecuencia que los alimentados con leche artificial.

5. Evitar ciertos alimentos mientras das el pecho. (Falso)

Aunque algunos alimentos como el chile, la cebolla, el curry, el alioli o el repollo pueden cambiar el sabor de la leche, la mayoría de los bebés se habitúan sin ningún problema a los distintos sabores de la leche materna. Si el bebé reacciona a un alimento en particular y se pone inquieto o tiene más gases de lo normal, es aconsejable evitar ese alimento durante una semana aproximadamente y luego reintroducirlo.

6. Hay que lavarse los pezones antes de dar el pecho (Falso)

No es necesario. El bebé está familiarizado con el olor y esto le ayuda a relajarse. Además, los pezones producen una sustancia que contiene “bacterias buenas” para ayudar a desarrollar el sistema inmunológico del bebé.

7. Dar un “descanso” al pecho puede ayudar a producir que haya más leche (Falso)

Cuanto más amamantas, más leche produces. La omisión de una toma puede tener un efecto negativo ya que se reducirá la cantidad de leche. Es aconsejable amamantar o extraer al menos de 9 a 10 veces al día para una producción óptima.

8. No puedes dar leche de fórmula si quieres dar el pecho (Falso)

No hay ninguna razón médica para no incorporar leche artificial si fuese necesario. Mientras se continúa dando el pecho, algunas madres necesitan usar la leche de fórmula debido a la incorporación al trabajo u otras razones logísticas. Para mantener la producción de leche materna, lo recomendable es ofrecer el pecho al bebé tan a menudo como sea posible.

9. No debes dar el pecho si estás enferma (Falso)

Aunque depende del tipo de enfermedad, generalmente la lactancia puede continuar sin interrupción cuando se está enfermo. Además, el estar enfermo puede tener beneficios para el bebé, pues le aportarás los anticuerpos necesarios para hacer frente a la enfermedad e irá construyendo sus propias defensas. Aun así, es importante asegurarse de recibir el tratamiento adecuado y descansar, comer y beber bien.

10. Los bebés que toman pecho no duermen tan bien como los alimentados con leche de fórmula (A veces)

Los bebés alimentados con fórmula suelen dormir un poco más entre cada toma, pero no duermen mejor que los bebés que toman pecho. Según diversos estudios, los bebés alimentados con leche artificial no duermen mejor, aunque pueden dormir más tiempo, debido a que la leche de biberón no se digiere tan rápido. Los bebés amamantados generalmente comienzan a dormir más tiempo a partir de las 4 semanas de edad.

Añade tu comentario