Se ha copiado la url

Machu Picchu: Hombre cargo a amigo con discapacidad por horas para que conozca ciudadela Inca

Lunes 28 de Octubre, 2019
Loading...
Machu Picchu: Hombre cargo a amigo con discapacidad por horas para que conozca ciudadela Inca
(Foto: Difusión)
1 de 3

Dicen que los amigos son la familia que uno escoge y muchos serían capaces de hacer lo que sea por el bienestar de uno de ellos.

Así lo demostró, un joven argentino llamado Emiliano Bisson, quien no lo pensó dos veces cuando se decidió a cargar a su amigo Philip Stephens, un hombre que padece desde hace varios años cuadriplejía para que pudieran ver juntos la ciudadela Inca de Machu Picchu.

Estos dos jóvenes iniciaron hace un tiempo una aventura que tiene como meta: viajar por los cinco continentes.

Si bien la situación de Philip podría resultar dificultosa, ha comprobado que una amistad sin límites puede hacer todo posible.

Según contó Emiliano a Infobae, estos dos hombres se conocieron en una playa a 20 minutos de Sydney, a finales del 2014, gracias a la persona que cuidaba de Stephens, un hombre llamado Will, quien además le informó que se necesitaba otro cuidador para Stephens.

De esta peculiar manera inició la amistad entre los dos. Un día Philip le contó a Emiliano sus ansias de conocer Machu Picchu, a lo que sin pensarlo el argentino respondió que lo llevaría.

El viaje, al que se unió un amigo más, duró alrededor de siete semanas, contó, antes de llegar a Perú ya habían recorrido otros países de Latinoamérica.

Ya en Perú, Emiliano planificó todos los cuidados que su amigo necesitaría y llegaron hasta Cusco, donde comenzaron el trayecto a Machu Picchu.

“Una vez organizado el viaje, yo me ocupé de todo lo que respecta a su salud, los remedios, cuidados. Lo que hace que la rutina diaria sea muy cansadora. Por ejemplo: para estar cambiado y listo para ir a desayunar tarda aproximadamente tres horas. Para ayudarlo a entrar y salir de un avión o un auto hay que cargarlo en brazos. Además de Marcos, allá nos esperaba un guía”.

El viaje no fue sencillo pues para cumplir con lo previsto necesitó de la ayuda de otras personas, contó Emiliano, debido a lo empinado de algunos tramos. La subida incluso les tomó seis horas, mucho tiempo más de lo previsto, pero gracias a los ánimos de otros viajeros y a la necesidad de cumplir el sueño, se pudo concretar.

Este grupo de amigos recibió no solo la ayuda de algunos turistas, sino el aliento de muchos otros, quienes los motivaban a llegar hasta la cima.

Philip fue llevado de espaldas para que la llegada a la cima de esta maravilla del mundo sea mucho más impactante. “La expresión en su cara cuando lo sentamos en la silla y lo dimos vuelta, valió todo el esfuerzo. Se le iluminó la mirada y dijo: Wow, ¿realmente estamos acá”, detalló el argentino.

Añade tu comentario