Estás en: Inicio / Mundo Plus / Estilos de vida / ¿Haces ejercicios y no bajas de peso?: Esta podría ser la razón

Estilos de vida

¿Haces ejercicios y no bajas de peso?: Esta podría ser la razón

Siempre dicen que perder peso requiere un gran esfuerzo, que incluye cambios en los hábitos alimenticios, hacer ejercicios, dormir bien y no estresarse demasiado, pero las personas solo suelen enfocarse en entrenar, ya que se tiene la idea que aumentando el rendimiento físico se alcanzará más rápido la meta deseada.

Hacer ejercicio para bajar de peso es, sin duda, uno de los pilares para conseguir este objetivo, pero esta debe ir de la mano con una mejoría hábitos alimenticios. Ahora bien, siempre hay quienes dicen que se ha puesto a hacer ejercicio y no baja de peso, algo que puede ser normal sobre todo durante las primeras semanas.

Pero, ¿qué le pasa al cuerpo cuando hace ejercicio y no baja de peso o incluso puede que incremente unos kilos? Básicamente lo que ocurre es que el organismo detecta que le faltan recursos para afrontar ese ejercicio físico. De esta forma, tu cuerpo comienza a adaptarse al ejercicio creando más tejidos como el muscular y acumulando más energía como el glucógeno. Esto, que puede parecer algo pequeño, es lo que hará que la báscula no se mueva.

Si bien no se ganará un kilo de músculo cuando se empiece a hacer ejercicios, si se generará algo de masa muscular. Este aumento de proteínas también retiene agua. Por tanto, el aumento de masa muscular es uno de los factores a tener en cuenta.

No solo los músculos ganan en volumen, también aumenta el tejido conectivo que conllevan. Se hace más grueso y duro debido a las adaptaciones para soportar el ejercicio. Digamos que todo nuestro cuerpo está reforzándose para hacer frente al ejercicio, por lo cual se necesitará más energía, que suele ser básicamente glucógeno que se almacena en los músculos, el cual también retiene agua.

En caso de ejercicios aeróbicos, el volumen de sangre puede aumentar, incluso puede haber ganancias de medio litro en los primeros diez días. Esto supone alrededor de medio kilo de peso.

Sabiendo esto se puede concluir que, perder peso depende de varios factores que puede que alguien que también haga ejercicio sí pierda peso los primeros días.

Estos factores son: la dieta, el descanso y el resto de actividad que tengamos a lo largo del día.

De esta manera, si creamos un déficit energético, a la larga perderemos peso. Pero si hacemos ejercicio y mantenemos la misma dieta o incluso los primeros días de hacer ejercicio tenemos más apetito y comemos más, probablemente el peso sea el mismo, porque lo que perdemos en grasa se gana en musculo.

Es importante al hacer ejercicio cambiar los hábitos alimenticios y crear un déficit calórico, ahí si vamos a empezar a perder peso. Pero si hacemos ejercicio y mantenemos la dieta, puede que se de esa paradoja de hacer ejercicio y mantenerse, o incluso ganar algo.

Adelgazar no debe ser algo inmediato, sino una carrera de fondo, donde vamos cambiando hábitos para que nuestro cuerpo asimile bien las pérdidas, sin cambios drásticos. Perder incluso 300-500 gramos a la semana es todo un logro.