Estás en: Inicio / Mundo Plus / Gastronomía / Recetas: Pascualina de espinaca

Gastronomía

Recetas: Pascualina de espinaca

Sandra Plevisani nos presenta una deliciosa propuesta para hacer en casa.

Este tipo de tarta es considerado una de las clásicas recetas de Argentina. En esta ocasión Sandra Plevisani nos presenta una opción fácil y sabrosa para preparar.

Ingredientes:

Una receta de masa de hojaldre:
100 gr. de mantequilla sin sal derretida
4 tazas de harina sin preparar
2 ½ cucharadita de sal
1 taza de agua a temperatura ambiente
300 gr. de mantequilla sin sal fría y cortada en cubitos

Relleno:

2 kg. de espinaca
4 cucharadas de aceite
2 dientes de ajo
1 pizca de pimienta
1 pizca de sal
100 gr. de queso gouda rallado
100 gr. de queso parmesano rallado
500 gr. de cebolla cruda blanca
1 huevo para mezclar con la espinaca
7 huevos para incrustar en la tarta
1 clara

Preparación:

Masa de hojaldre: en una batidora o a mano poner los 100 gramos de mantequilla derretida con la harina, sal y agua. Mezclar como si fuera una galleta. A eso agregar 300 gramos de mantequilla fría en cuadraditos y darle 4 vueltas con el rodillo, y refrigerar.

Relleno: Pesar 2 kilos de espinaca sin tallos, solo hojas. Saltearlo con el aceite de oliva y los ajos hasta que se reduzca. Añadir sal y pimienta.

Saltear y caramelizar los 500 gamos de cebolla blanca y agregar a la espinaca. Agregar el queso gouda y parmesano rallado. Añadir un huevo y mezclar todo con las manos.

Armado:

Se necesita un molde de 30 cm de diámetro por 4 de alto, desarmable. Antes de empezar, poner una lata en el horno precalentado a 350°F o 180°C.

Enmantequillar el molde. Sacar la masa de hojaldre de la refrigedadora.

Cortar la masa en dos y estirar uno de los cortes. Medir con el molde hasta que encaje.

Poner la mezcla encima del molde donde está la masa de hojaldre.

Con una cuchara hacer 7 huecos para poder poner los huevos.

Estirar el resto del hojaldre y cubrir la pascualina. Cortar excesos con un cuchillo.

Pintar la masa con clara de huevo para que selle y tenga brillo.

Hacer un pequeño hueco en el medio para que pueda salir el vapor.

Llevar al horno por un poco más de una hora.

Dejar que repose hasta que esté tibia. Desmoldar la pascualina y poner sobre un plato.

Maridar con un Orvieto clásico frío.