Estás en: Inicio / Mundo Plus / Moda y Belleza / "Shading" y "microblading": las técnicas más usadas para tener las cejas perfectas

Moda y Belleza

"Shading" y "microblading": las técnicas más usadas para tener las cejas perfectas

En los últimos tiempos, el diseño de las cejas se ha convertido en el protagonista del rostro no solo de mujeres, sino también de los varones.

La potencia de una mirada reside en sus cejas. Su diseño garantiza una armonía perfecta con las facciones del rostro. Cuando se maquillan y cuidan de manera correcta imprimen carácter, personalidad y rejuvenecen, señalan algunos expertos en belleza.

Y es que en los últimos tiempos, las cejas han adquirido un mayor protagonismo en el rostro, ya que un diseño estratégico no solo garantizará una armonía perfecta en las facciones de la cara, sino que una buena elección diseño te hará lucir una mirada perfecta.

Según explica Nicoleta Vlad, experta en cejas y directora creativa de Nikol Beauty, “las cejas protegen los ojos del exceso de luz y desvían el sudor hacia los costados para evitar que entre directamente en los ojos”.

Atrás quedo la época en que siempre eran finas y delineadas, pues en los últimos años se vive el “boom” de la maxiceja, tanto en mujeres como en hombres, por ello ahora se llevan anchas, gruesas, arqueadas y contundentes y, mejor, tatuadas con técnicas tan efectivas como el “shading” y “microblading”.

“El microblanding es una técnica de maquillaje semipermanente que se hace de forma manual, pelo a pelo, superficial y de forma indolora”, detalla desde Nikol Beauty.

Es un procedimiento recomendado tanto para mujeres como para hombres. “Sobre todo para todas las personas que quieran reconstruir totalmente sus cejas mal depiladas, definir, cubrir pequeñas calvas o rellenar una cicatriz en esta zona”, señala el experto.

Por otro lado, el “shading” de cejas es una técnica que sigue un protocolo 100% manual. Primero se dibuja pelo a pelo la forma de la ceja siguiendo los remolinos y formas naturales. “Las cejas maquilladas y cuidadas de manera correcta imprimen carácter, personalidad y rejuvenecen la mirada”, explica a Efe la Nicoleta Vlad.

“Un buen diseño es vital ya que cambia notablemente el gesto y el rostro”, asegura Anabel Gornés del centro Tacha, quien recuerda que, “al margen de las tendencias, una ceja fina puede envejecer, lo mismo ocurre si tienen una separación excesiva”.

La buena ceja rejuvenece, abre el ojo, se debe trabajar hasta conseguir un resultado natural al margen de plantillas y formas prediseñadas, “las cejas son hermanas, no gemelas”, puntualiza Gornés.

En el centro Tacha de la capital de España se ha perfeccionado el diseño de cejas con una nueva técnica en la que se combina el “shading”, sombrear la zona depositando manualmente un pigmento en la capa basal de la epidermis,y la “micropigmentación”,que consiste en introducir pigmentos de color en la capa más exterior de la piel, y que ofrece resultados espectaculares.

Este nuevo método llamado “shading combo” es una mezcla entre ambos, es un paso más en la micropigmentación que garantiza un resultado natural y favorecedor.

Esta técnica sigue un protocolo. Primero se dibuja, pelo a pelo, la forma de la ceja. Después se sombrea con la técnica del “shading”, es decir “rellenando y trabajando combinaciones de pigmentos para obtener el tono e intensidad deseados”, explica Gornés.

Otro aspecto importante en esta nueva práctica es que no se utilizan tintes, sino pigmentos. “Como no contiene metales, el tono elegido no variará cuando se oxida ni se aclarará con el tiempo, algo que sucede con el tatuaje y otras técnicas de micropigmentación”, señala la experta.

Este método es apto para todos, salvo para mujeres embarazadas y lactantes o personas que estén en proceso de quimioterapia o radioterapia, hemofílicos o los que padecen cicatrización queloide.

“Es una técnica que no duele y los cuidados posteriores son sencillos, similares al de cualquier pequeña herida en la piel”, explica Gornés.Tras realizar la técnica, se puede volver de inmediato a la vida cotidiana, aunque es necesario aplicar unos productos para el cuidado de las cejas en casa.

De cuatro a siete días después del tratamiento, comienza a bajar la intensidad de los pigmentos hasta un 60% por efecto de la regeneración de la piel. El tratamiento dura entre seis y nueve meses.

Fuente: EFE