Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Cansancio físico: ¿qué es y cuáles son los factores que te vuelven propenso a padecerlo?

Salud

Cansancio físico: ¿qué es y cuáles son los factores que te vuelven propenso a padecerlo?

El especialista en medicina orthomolecular, genómica y anti aging, Rubén Mühlberger, da detalles sobre esta condición.

El cansancio, también conocida como fatiga, agotamiento, letargo y/o apatía, describe un estado físico y/o mental de estar cansado y débil. Podemos definir este agotamiento como falta de fuerzas tras haber realizado una actividad o esfuerzo, normalmente de carácter físico, aunque también puede relacionarse otras causas, como intelectuales o emocionales.

Para algunas personas esta sensación de fatiga y sueño se convierte en un obstáculo a superar por las personas que lo padecen y es que situaciones cotidianas pueden convertirse en grandes retos, pues la falta de energía se apodera de la vida de las personas sin razón aparente.

Para conocer más sobre esta condición el especialista en medicina orthomolecular, genómica y anti aging, Rubén Mühlberger, enumeró las 10 causas más comunes por la que la persona puede estar sintiendo menos energía. Estas son:

–Falta de hierro: la anemia genera que el organismo reciba menor cantidad de oxígeno, provocando agotamiento y fatiga.

–Falta de Vitamina B12: la falta de glóbulos rojos puede causar anemia y debilidad.

–Falta de hidratación: la deshidratación puede provocar fatiga y agotamiento muscular. Se recomienda beber 1 litro por hora de actividad física intensa y ½ litro si practicamos actividad física moderada.

–Exceso de bebidas estimulantes: luego de su enérgico efecto, las bebidas energéticas o el café pueden provocar más cansancio.

-Problema de tiroides: la disfunción de ésta glándula puede generar apatía y agotamiento.

–Exceso de estrés: los nervios y la ansiedad transforman la energía positiva en negativa, debilitando a la persona de sobremanera.

-Falta de catecolamina: esta aminohormona que ayuda a que las personas se sientan en alertas y excitados, en baja cantidad puede hacer sentir apáticos y deprimidos.

–Exceso de azúcares simples: las comidas que elevan el azúcar en sangre generan cansancio y somnolencia.

–Falta de glucógeno: puede darse en la alta competencia o exigencia deportiva. Ingerir hidratos de carbono cada 60 minutos de entrenamiento recompensará los músculos debilitados.

–Exceso de lactato: una fatiga que llega como consecuencia de la intensidad física, provocando dolores musculares agudos y una repentina disminución del rendimiento. En lo posible, hay que evitar traspasar el umbral anaeróbico.

Cabe señalar que la fatiga está estrechamente relacionada con una baja en el rendimiento físico. Para el universo del deporte, es sinónimo de cansancio. Pero, para el mundo de la medicina la fatiga es “un síntoma distintivo de la insuficiencia cardíaca”, señaló Kenneth Dickstein, profesor de medicina en la Universidad de Bergen, Noruega.

Por su parte, para el científico sudafricano Timothy David Noakes, quien presentó la teoría del Gobernador Central, la fatiga es “una emoción derivada del cerebro que regula el comportamiento del ejercicio para garantizar la protección de la homeostasis de todo el cuerpo”.

“Sea cual fuere, detectar por qué se produce la falta de energía en el organismo es un factor fundamental para atacar el problema de raíz y no abandonar el ejercicio físico. Diversos estudios han demostrado que realizar 30 minutos de actividad física de intensidad moderada la mayoría de los días de la semana, es suficiente para prevenir enfermedades y alcanzar una vida saludable y longeva”, concluyó Mühlberger.