Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / ¿El vino tinto es o no el mejor aliado de la migraña?

Salud

¿El vino tinto es o no el mejor aliado de la migraña?

Un estudio de European Journal of Neurology, realizado en 2.197 pacientes que experimentaron migrañas, reveló que las bebidas alcohólicas resultaron ser el desencadenante más relevante, en un 35,6% de los participantes. Y de todos ellos, el vino tinto el peor.

La autora principal de la investigación, la Dra. Gisela Terwindt, del Centro Médico de la Universidad de Leiden, en los Países Bajos, señaló que “la migraña provocada por el alcohol se produce rápidamente después de la ingesta de bebidas alcohólicas, lo que sugiere un mecanismo diferente al de una resaca normal”.

Las personas con migraña tienden a beber menos alcohol que las personas que no padecen migrañas. Muchos pacientes evitan el vino tinto, ya que se percibe como el principal desencadenante alcohólico de la migraña.

Sin embargo, cualquier bebida alcohólica puede causar esta enfermedad en algunas personas, pero un tipo de bebida no parece serlo. Muchos pacientes de migraña identifican sus desencadenantes con el tiempo y las causas de las pueden variar de una persona a otra.

Se necesita más investigación para comprender completamente por qué el alcohol, y el vino tinto en concreto, puede exacerbar las migrañas en algunas personas, no hace falta decir que, si contrae migrañas, puede ser útil tener en cuenta sus factores desencadenantes.

“El alcohol puede aumentar con el estrés, algunos investigadores creen que es una combinación del alcohol y el estrés lo que pone en marcha el ataque de migraña”, precisó la investigadora.

Por este motivo, los pacientes con migraña deben tener cuidado al beber vino tinto en los días festivos para mantenerse alegres si no quieren sufrir una crisis después de la cena”, señaló a Medscape Terwindt, una de las autoras del estudio.

Los autores del trabajo advierten que es importante señalar que el consumo de alcohol no siempre provocó una crisis migrañosa, pero una cuarta parte de los pacientes dijo que suspendió la ingestión de alcohol o nunca la comenzó, debido a los supuestos efectos desencadenantes.

Fuente: ABC.es