Estás en: Inicio / Mundo Plus / Salud / Perú: de una a dos persona podría morir diariamente esperando un trasplante

Salud

Perú: de una a dos persona podría morir diariamente esperando un trasplante

A propósito del Día Mundial del Trasplante, conversamos con el doctor Juan Almeyda, quien precisó que el país está casi al final del ranking de la región.

“Dar la vida a otro ser” es la premisa con la que se gesta el Día Mundial del Trasplante, fecha que se conmemora cada 27 de febrero por una iniciativa de la Organización de Nacional de Trasplante de España para concientización a la población del beneficio de una donación de órganos.

Según el doctor Juan Almeyda Alcántara, director general de la Dirección General de Donaciones, Trasplantes y Banco de Sangre del Ministerio de Salud, el Perú se encuentra en los últimos puestos del ranking de donación de órganos de la región, pues hay dos donantes por cada millón de habitantes.

Cifra que resulta preocupante, pues solo en el 2018 hubo 62 donantes efectivos en comparación con las más de 6 mil personas que se encuentran en lista de espera por algún órgano o tejido. Los órganos que más requieren los pacientes peruanos son: riñón, hígado, corazón, pulmones y páncreas; en el caso de tejidos, las corneas son las que más se necesitan.

España es el que lidera en el mundo la cifra de donaciones, entre 45 y 47 por un millón de habitantes, 24 veces más que el Perú.

¿Se podría replicar esta situación en el Perú? “El principal problema en el país es la falta de donantes, ya que a nivel logístico instituciones como en Ministerio de Salud y EsSalud tienen la posibilidad de cuadruplicar el número de trasplantes sin necesidad de tener más salas de operación ni personal, pero los mitos y la falta de información sobre el tema hacen que las familias no opten por la donación”, explica el especialista.

Uno de los mecanismos para dejar sentada la voluntad de ser donante es que esté precisado en el DNI, pero según señala Almeyda, solo el 13% de la población ha colocado en su documento de identidad que sí, el 80% que no y el 7% tiene esa opción en blanco, lo cual explica la situación en la que nos encontramos.

Pero este no es el único inconveniente, pues los familiares de personas que están clínicamente diagnosticadas con muerte cerebral, se rehúsan a aceptar la donación de órganos por diversos motivos culturales, religiosos y sociales. Esta situación propicia que “de 1 a 2 personas puedan morir diariamente a falta de un órgano para ser trasplantado, la misma cantidad de casos de familias que se niegan a donar tras la pérdida de un familiar”.

Para revertir esta situación, el Minsa viene realizando charlas constantes sobre el tema en colegios y universidades, dirigidas al público objetivo que va decidir la donación, precisa Almeyda. Asimismo, el médico informó que se elaborarán actividades en redes sociales para difundir y educar sobre el tema, ya que “por falta de conocimiento y de educación” las personas no donan.

A pesar de los mitos que surjan en relación a la donación de órganos, el especialista del Minsa señala que tras declararse la muerte cerebral del paciente, los órganos pueden mantenerse viables de 24 a 48 horas de forma artificial para ser trasplantados. Ya luego de ser extraídos del cuerpo tiene un tiempo de vida menor, por ejemplo: un corazón puede estar fuera de un cuerpo hasta 4 horas, los pulmones 2, el hígado 6 y el riñón 12.

Por este motivo, la importancia de la labor de los procuradores, personal capacitado para solicitar la autorización de donación a los familiares, explicándoles todo lo referido a este proceso, los beneficios y el respeto a la voluntad de las personas a pro donación con la finalidad de absolver dudas y evitar reclamos que afecten el trasplante.

Cabe señalar que en el 2018, solo el 10% de las personas que necesitaban un trasplante pudieron conseguir un órgano, y en enero de este año ya se han realizado 27 trasplantes. Educar y dar a conocer esta forma de salvar vidas es tarea de todos. Para más información sobre el tema ingresa a la página del Minsa para descartar mitos y poder decidir bien sobre este importante tema.