Se ha copiado la url

Salud mental: Cada día se suicida una persona en el Perú

Los especialistas del INSM recomiendan a los familiares estar atentos a las señales de los potenciales suicidas, para ofrecerles ayuda.

Martes 23 de Abril, 2019
Loading...
Salud mental: Cada día se suicida una persona en el Perú
(Foto: iStock)
1 de 3

En lo que va del 2019, 110 personas se han suicidado en el Perú, según las estadísticas del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM) “Honorio Delgado Hideyo Noguchi”, del Ministerio de Salud. Cifra que ha ido incrementándose de manera alarmante los últimos años, al punto de que se registra un caso al día.

Freddy Vásquez jefe del Servicio de Emergencia de dicho instituto, detalló a la Agencia Andina que durante el 2018 se autoeliminaron 385 personas cifra que comparada con el año 2016, cuando hubo 295 casos de suicidios, muestra un gran incremento de casos. Asimismo, la entidad de salud estimó por ello que a finales del 2019 se superaría la cifra del 2018.

De acuerdo con las estadísticas del instituto, la mayoría de personas que se autoelimina tiene entre 18 y 60 años, a razón de dos hombres por una mujer. Sin embargo, se han registrado que hay casos también de menores de 8 a 14 años.

Entre las razones que llevan a tomar esta fatídica decisión, el 90% de casos están relacionados con problemas de salud mental, como depresión, trastorno bipolar, esquizofrenia o abuso de drogas. Además, existen factores hereditarios, biológicos o problemas de personalidad.

“Hay que tomar en cuenta diversos factores. La persona inestable, por ejemplo, no sabe lo que quiere y tiene la propensión a buscar esa clase de conductas, mientras que quien está deprimido no ve una salida clara al problema, no ve una luz al final del túnel”, comentó.

El especialista precisó que pueden presentarse estresores (desencadenantes de estrés) según la edad. Los niños, niñas y adolescentes que son víctimas de acoso escolar, ciberbullying, maltrato o viven fracasos amorosos o académicos pueden tomar la decisión de quitarse la vida.

En el caso de los adultos o adultos mayores, las razones para tomar esta terrible decisión son la falta de empleo, problemas de pareja, consumo de sustancias o porque sufren alguna enfermedad terminal o accidente, entre otros factores.

“Si la persona no está ensamblada emocionalmente, creerá que la muerte es la única salida para detener su dolor. Un dolor psíquico, pues se siente agobiada por no poder resolver su problema. Es su percepción”, señala Vásquez.

El médico psiquiatra informó que los casos de autoeliminación ocurren en todos los sectores sociales, pero con mayor frecuencia en el C y D, por lo que cree que en los sectores de mayor ingreso económico algunos casos pueden “autoenmascararse”, evitando la autopsia por ejemplo.

Sobre las tentativas, Vásquez también manifestó preocupación por el número de tentativas de suicidios que el hospital Noguchi atiende: diariamente llegan a la emergencia 6 intentos de autoeliminación.

Asimismo, refirió que en lo que va del 2019 dicho instituto especializado ha registrado 110 casos de suicidios y hay que tener en cuenta que, por cada suicidio, hay 20 intentos. Esto quiere decir que este año ya hubo más de 2,000 intentos infructuosos.

Otro punto abordado por el especialista es que contrario a todo lo que se cree, el (la) suicida no toma la decisión de un momento a otro sino que lo va anunciando desde algún tiempo atrás. “No es cierto que sea una decisión inesperada o silenciosa. El 90 por ciento hace saber su intención de manera continua y por cualquier vía”, refirió.

Por eso es importante que familiares o amigos alerten a especialistas o personas de confianza si escuchan frases como “pronto estarán mejor” “ya verán de lo que puedo ser capaz” “no se preocupen, todo se va a solucionar” “me iré lejos” “dejaré de ser un problema”.

En el caso de ver este tipo de alertas hay que ayudarle a buscar apoyo profesional o conducir al posible suicida a una persona que influya positivamente en él o ella a pesar del cuadro clínico, sobre todo en quienes padecen trastornos bipolares ya que son más renuentes a reconocer que están enfermos.

Añade tu comentario